Entonces, cuando el futuro se había vuelto muy corto y se me escapaba de entre los dedos con la inexorabilidad con que cae la arena en una clepsidra, me sorprendía con frecuencia pensando en el pasado de mi existencia: buscando allí las respuestas con las que sería justo morir. Por qué había nacido, por qué había vivido, y quién o qué había plasmado el mosaico de personas que, desde un lejano día de verano, constituía mi Yo. ("Un cappello pieno di ciliege" de Oriana Fallaci)

domingo, 3 de noviembre de 2013

Documentos Italianos -Genealogia italiana




Genealogia- Arbol de familia.

Un árbol genealógico es una representación gráfica que enlista los antepasados y los descendientes de un individuo en una forma organizada y sistemática, sea en forma de árbol o tabla. Puede ser ascendente, exponiendo los antepasados o ancestros de una persona, o descendente, exponiendo todos los descendientes. Para realizar un árbol genealógico es necesario, primero, haber realizado una investigación genealógica o genealogia del individuo. Árbol genealógico es la descendencia de tus antepasados que heredaras de ellos .
Dependiendo de la finalidad o uso que quiera dársele al árbol genealógico, éste puede referirse sólo a sucesion y filiacion  masculina, llamada también linea de sangre o linaje o a la filiación y sucesión femenina, llamada también linea de ombligo.
El árbol genealógico no se aplica solamente en seres humanos; también se utiliza para mostrar el pedrigi de un animal, representar la evolución de una lengua o idioma , seguir la trayectoria de un partido politico , una disciplina artística o un arte marcial y ver sus ramificaciones.

Cómo comenzar

Lo primero al iniciar una investigación genealógica es recopilar la mayor cantidad de antecedentes a través de dos fuentes: orales y documentales. Estos antecedentes deben comprender nombres de personas, lugares y fechas. En caso que se desconozca la fecha exacta, se puede utilizar una aproximación.

Las fuentes orales  son aquellas que se obtienen verbalmente de otra persona, generalmente dentro del núcleo familiar, padres, abuelos, tíos, primos, bisabuelos. Estas fuentes, dado que están nutridas de la tradición familiar frecuentemente son inexactas en cuanto a fechas de nacimiento, bautizos, matrimonios y defunciones, profesiones y lugares de origen, sin embargo ofrecen un acervo de información que muchas veces no se encuentra documentada, además de permitir determinar el marco general familiar como punto de partida del trabajo posterior.
Lo mejor es consultar con aquellos miembros de mayor edad dentro de la familia extendida,  cualquier antecedente por insignificante que parezca puede llegar a servir.
Existen datos que exclusivamente pueden obtenerse de fuentes orales, bien sea por no existir documentación, por ejemplo el padre de un hijo natural no reconocido, o bien porque haya sido destruido el documento, durante catástrofes naturales, accidentes o guerras, por lo que siempre es recomendable validar la información con personas y autores coetáneos, sin que ello implique despreciar la fuente primaria oral.
Es recomendable siempre sistemtizar a información obtenida, creando fichas personales para cada persona que se está investigando, y dejando siempre bien definido quien fue la persona que informó de dichos los datos Estas fichas pueden tener un formato tanto físico como electrónico, utilizándose en este último caso, generalmente programas o softweares genealógicos de tipo comercial (software propietario) o libres, algunos de ellos de gran calidad.
Dependiendo de cuán proclive sea el investigador  a compartir su base de datos con otros investigadores, es recomendable que se cerciore del formato de compatibilidad del programa utilizado, debido a que existen diversos formatos. El más común de ellos es el GEDCOM



Fuentes documentales

 

 

 

Las fuentes documentales son aquellas que se pueden encontrar en cualquier medio escrito (sea impreso o manuscrito. Quienes investigan una genealogía acuden a éstas una vez que han agotado todos los recursos que la memoria intrafamiliar pueda dar, tanto para corroborar la información verbal, como para ampliar la información y retroceder la búsqueda en el tiempo.



Cronological tree william I.svg

Archivos familiares y particulares



Son los documentos escritos que se hallan en posesión de una familia o comunidad y son traspasados de una generación a otra. Estos documentos generalmente son inéditos y son copias únicas de valiosa información y en si constituyen un archivo. El contenido de estos archivos van desde cartas personales hasta documentos legales como copias de expedientes, títulos de dominio, libretas de familia, etc. En algunos casos estos archivos, por estar en poder de particulares no son custodiados bajo estándares bibliotecologicos que permitan su conservación en el tiempo, sea por manipulación o por almacenamiento. Por éstas razones sus propietarios en algunos casos donan estos documentos a alguna institución seria como los archivos nacionales para evitar su destrucción o pérdida, mientras en otros casos son tan ocultados que sólo se conocen hasta que muere el dueño de ellos y en la mayoría de las veces se encuentran en un estado de deterioro casi total.



Registros Civiles de Identificación

Dependiendo del país se podrán rastrear antecedentes en las oficinas del Registro Civill  hasta aproximadamente 1871 (si bien en Francia son existentes desde la época de la Revolucion Francesa , y en muchos lugares de España existen registros locales en los respectivos ayuntamientos, algunos desde los años 40 del siglo XIX Los datos que manejan los registros civiles son nacimientos, defunciones, matrimonios, divorcios, condenas judiciales, nacionalizaciones.


Archivos Eclesiásticos

Si se desea consultar por personas en fechas anteriores a la creación de los registros civiles es aconsejable acudir a las parroquias que correspondan al domicilio de las personas investigadas, en ellas se encuentran libros de bautismos, defunciones y matrimonios. Todas las Parroquias creadas desde el siglo XVI en adelante tienen la obligación de llevar estos libros.
En 1563 el Concilio de Trento  instauró de forma oficial la obligación de registrar en los libros parroquiales las actas de bautismo, boda y defunción. A partir de ese momento los libros sacramentales registran los hechos vitales de cada individuo bautizado en la fe cristiana De este modo, los registros parroquiales conservan una parte fundamental de la memoria histórica de algunos países, principalmente los colonizados por españoles, cuyo legado fue la enseñanza de la religión católica, éstos registros poblacionales eran realizados por el corregidor o máxima autoridad del recinto y luego eran entregados a un representante de la parroquia. Antes de 1563, no era obligación llevar registros, por lo que a veces la búsqueda de ancestros se detiene en esta fecha. Sin embargo existen algunas parroquias donde es posible encontrar libros desde el siglo XIII en adelante.
Hay que tener en cuenta que, en muchos países, la información contenida en los libros parroquiales es traspasada periódicamente a los Archivos Diocesanos situados normalmente en la sede del obispado al que pertenece la parroquia. Esto es importante, porque muchas veces en la parroquias se han perdido por diversas razones (incendios, guerras, robos, mala conservación) los libros originales, sin embargo existe una copia de las inscripciones en los archivos diocesanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario